Publicado en Tecnologías

La predicción

Steve Jobs. Portátil MacBook

«¿Queréis ver algo bueno?». Entonces sacó un aparato del tamaño aproximado de una agenda de escritorio. Cuando lo abrió resultó ser un ordenador que podías colocarte sobre el regazo, con el teclado y la pantalla unidos como en un cuaderno. «Esto es lo que sueño que haremos entre mediados y finales de los ochenta», anunció. Estaban construyendo una empresa estadounidense duradera, una que iba a inventar el futuro.»

Pasaje de:  “Steve Jobs.” Isaacson, Walter.

Ciertamente Jobs no era consciente entonces de que la foto que inserto se produciría años más tarde. Si nos fijamos en el reflejo de la pantalla del Macbook vemos una oscuridad respecto a la clara visión que refleja su rostro directo bajo los focos de la presentación. Una oscuridad que denota un largo trayecto de muchos problemas y vicisitudes diarias para, llegar al fin, a este ansiado proyecto.

Quizás como él nos diría, en el camino está la aventura, el verdadero objetivo. Él se fue ya con un iPad en funcionamiento en el mercado, ahora ha llegado el mini y el iPhone5, pero en ese camino de innovación y proyecto está el divertimento, el desafío para conseguir ilusionar al público… y porqué no, cambiar el futuro.

Desde aquí un reconocimiento a la innovación y al libro que nos ha hecho comprender su dificil personalidad en pos de un objetivo de futuro tecnológico.

Anuncios
Publicado en Arte, Literatura

Oda a “La Piedad” de Miguel Ángel

La Piedad. Miguel Ángel Buonarotti

No sé si creo o no creo. No sé si creeré después de verte. Sé que tu visión “espeluzna”, desmonta lo adquirido, dulcifica lo erróneo y transpone lo ulterior y divino a lo primario y miserable.

Sublimación de la creencia hacia un éter de divagación ¿anti-religiosa? ¿divina?

Dosis de reflexión innata. Suturas de junturas que nunca se ven, de patrones enquistados en un material que encastra una mente y una obra.

¿Por qué intuyo sus senos bajo los pliegues de su blusa “paño-mojada”? ¿No es acaso la Virgen? ¿Por qué se me permite esta falta de tacto ante semejante obra?

No es mi falta de recato, es la plasmación de la esencia, de la perfección natural acomodada en un material mediante la genialidad y la consecución integrada de esa propia naturaleza con su creador divino.

Quiero desvestirla, tocarla, amarla, besarla con pasión hasta llegar a su más profunda eternidad. Deseo saber que debajo de esos ropajes no se esconde una mujer real “atomizada”, sublimada ante la genial idea de un loco que quiso preponderarla hacia los confines del universo… y más allá.

Doblego mi enmarcado círculo a su alrededor e intuyo que me engañas Miguel Ángel; creo que intentas distraer con una proliferación de pliegues la verdadera Arkhé… que no es irreal. Una virgen con muerte se esconde debajo de esos paños mojados, una belleza terrenal que fue encastrada bajo mármol en el más absoluto anonimato.

¡Explícame por qué no pudiste hacerla llorar! ¿Llorabas de rabia por tu crimen? ¿Si abriera los ojos te señalaría? ¿Acaso no te señala ya con su mano izquierda como el autor de tan semejante delirio?

Una mártir a la que supiste dar con tus manos el más importante y extraordinario de los tesoros… la eternidad.

Dame esa mano izquierda que yo te acogeré ante una muerte mía segura, para que tu horrible muerte “enmarmolada” se pueda translucir en una inmaculada concepción de los humanos sobre; lo que es, y lo que no es… lo divino.

Si no fuiste un asesino… mira tu propia obra desde el más allá y ¡desmiéntelo! Yo no lo consigo ante tamaña perfección escultórica, por más que la miro.

Miguel Ángel, gracias por sublimar directamente la materia a la divinidad.

Publicado en Literatura

La “Persona humana”

“Persona humana”. Camille Allen

“Y conste que eso que nos hace tanta gracia cada vez que alguien dice aquello de «persona humana», está puesto tal que así en la Declaración de Derechos Humanos”

Pasaje de: Concostrina, Nieves. “Menudas historias de la Historia

– – – – –

Para que nos nos quede ninguna duda de que está mal expresado, veremos la definición de ambos términos que da la RAE.

Persona:
(Del lat. persōna, máscara de actor, personaje teatral, este del
etrusco phersu, y este del gr. πρόσωπον). 1. f. Individuo de la especie humana. 2. f. Hombre o mujer cuyo nombre se ignora o se omite. ~ física. 1. f. Der. Individuo de la especie humana. ~ jurídica. 1. f. Der. Organización de personas o de personas y de bienes a la que el derecho reconoce capacidad unitaria para ser sujeto de derechos y obligaciones, como las corporaciones, asociaciones, sociedades y fundaciones.
 
Humano,na:
(Del lat. humānus). 1. adj. Perteneciente o relativo al hombre. 2. adj. Propio de él. 3. adj. Comprensivo, sensible a los infortunios ajenos. 4. m. Ser humano. 5. m. pl. Conjunto de todos los hombres. linaje humano naturaleza humana raza humana

Una persona siempre es humana, aunque también lo sea “animal” en cualquier sentido que se le quiera dar.

Nota:  como la imagen está gustando mucho, adjunto el enlace de la magnífica autora de las figuras. http://www.camilleallen.com/

Publicado en Filosofía

El futuro y las prisas; una aceleración inútil

Aceleración inútil

Congestión vehicular, humana y animal, casi anormal en su concepto y con una dedicación gubernamental exhaustiva, que limita económicamente una amplitud de miras para orientar este mundo hacia un futuro mejor.

Seguro que desde lo ex-terreno nos harían la gran pregunta… sí, sí, muy bien, pero ¿ustedes por qué van tan deprisa?, ¿hacia dónde van? -Pues vamos rápido porque…-

Somos así de tontos.

Más stress, más enfermedades “novóticas” y todo eso. Menos mal que parece que las terapias de tipo gimnasio, tai chi, yoga, artes y manualidades, ejercicio sano, comida sana, etc. van calando en la sociedad joven y nos permiten enfocar de forma distinta esas prisas que no llevan a ningún sitio más que a la tumba.

Si puede permitirse no perder tiempo con cosas que no le aportan nada positivo hágalo. No pierda tiempo en esperar el autobús diez minutos si va a tardar quince en ir andando. Andando verá más cosas, aportará salud a su cuerpo y su corazón, a su espíritu, y quién sabe si verá en el trayecto a alguna persona que le hará sentir más feliz. No se aburra viendo un rollo de programa en la televisión si puede leer un libro, escuchar música o hacer gimnasia que le harán sentir mucho mejor después.

El futuro nos ahorrará tiempo pero ese tiempo es tan peligroso como el propio futuro. Sé que el aburrimiento o la rutina te matan. Yo no soy de los que me aburro con facilidad, me encanta todo y por tanto me distraigo con cualquier cosa, pero al final tanto tiempo acaba contigo si no estás entrenado vitalmente.

No sé qué es lo que haríamos con tanto tiempo… en el futuro.

Niños que a los dos añitos “tienen” que ir a una guardería a aprender rápido, porque si no luego serán “retrasaditos” respecto a sus avezados compañeros de clase… ¡de segundo de primaria!

Una carrera virtual nos espera antes de salir al mundo, una competición de velocidad que no tiene meta. Una cinta que nunca se romperá por un primer puesto. Un sinsentido a raudales que nos lleva inexorablemente hacia una muerte segura, vacía y sin tesoros ni ropajes.

Deprisa, deprisa…

Tranquilícese. Piense serenamente. Por correr no conseguirá destacar en este mundo… si destaca se olvidarán de usted cuando se muera. No crea que aunque se lea aún a Napoleón o Alejandro Magno (por ejemplo) ellos se enteran de algo. Se murieron y nunca sabrán que yo estoy ahora hablando de ellos como después yo no sabré nunca que alguien pueda leer por error en un futuro este blog olvidado de un don nadie más (¡Existirá aún Internet?).

Nuestro ego nos descabalga hacia una prepotencia sublime, un peldaño de caída segura hacia lo más ignoto del desconocimiento ex-corpóreo. Ni platónicos ni aristotélicos, déjense de ironías… es nuestro ego que lucha por desasirse del destino más traicionero que no pondera si hiciste más o menos.

Simplemente le importa una… Te matará igual.

Publicado en Filosofía

El despertar

Amanecer de tu propia vida

Madrugar y ver amanecer, un “placer” reservado a unos pocos elegidos.

El amanecer tiene propiedades vitales especiales. Cualquiera que lo pruebe se dará cuenta de que se produce una simbiosis entre la naturaleza y su cuerpo que dificilmente verá en otro momento del día.

Reducir horas de sueño y darle más calidad a éste con una cena ligera de frutas, una buena almohada y un colchón confortable. Ganarás vitalidad. ¿Que cuesta coseguirlo? ¡Pues claro!, no se conoce nada tan productivo que sea gratis.

El sueño debe tener la función de reparación mental y física que el cuerpo necesita, una vez cumplida, el resto es desperdicio de tiempo de vida.

Evidentemente el tipo de trabajo, la hora de acostarse, los problemas personales y familiares influyen y mucho en la posibilidad de madrugar o no, pero sí tiene la oportunidad de intentarlo.

Creo que todos pasamos por fases de sueño distintas. Yo he dormido como los lirones, ahora sin embargo me levanto a las seis y cuarto y me duermo a las doce de la noche. He decidido ir a trabajar andando porque solo ahorraba cinco minutos en coche (semáforos). Mientras ando de noche hacia el trabajo o vuelvo de trabajar al mediodía escucho podcast de Historia, Arte, Filosofía o lo que uno pueda o quiera. Aprovecho mi tiempo perdido en un coche esperando a que cambie el semáforo. También pueden escuchar podcast en el coche o el en tren si tienen que recorrer distancias más largas.

El fin se reserva un cometido especial para ti: lograr un cambio de rutinas que aporte esencia vital de conocimiento, enfoque del día que empieza o reducción de la fatiga “estrésica” hacia unos límites ponderables dentro de unos parámetros asequibles.

No se trata del tipo de vida o trabajo que uno lleve, un conductor de maquinaria de carreteras, un camionero, un catedrático de universidad, un médico, un oficinista, un monitor de gimnasia, un ama de casa puede escuchar su avance como persona eligiendo su propia rutina… dentro de los límites que esta sociedad alienada nos permite.

Cinco minutos dentro del coche pueden ser un mundo de conocimiento y enfoque personal o una pérdida de tiempo esperando un “cambio” de fase que no nos cambiará en absoluto.

Publicado en Literatura, Mis Citas

Oda a un “pituso”

El pituso
El pituso

Uno no cree, aunque lo vea.

Los dedos en la llaga no hacen verdad.

El desconocimiento es tan sublime que descorazona al más pronto de los sofistas.

El deseo traiciona cuando el sinsabor promueve una cruzada de ignorancia.

Un día no crees, no quieres ver, no sabes apreciar, no intuyes el amor, no te das cuenta del desamor…

Varios son más de dos y tú estabas con dos, por lo que la variedad estaba servida en bandeja de plata.

Los acompañantes se fueron, se los llevaron a un seguro mejor destino, más próspero, mejor cuidado y de mayor ternura.

Dos hermanos alejados por cuatro amores que venían.

Tú has sido el desengaño, el teatro de realidad que nos faltaba.

Eres el entendimiento de un concepto equivocado, la luz que ilumina la cueva mito-platónica de la oscuridad y la sinrazón.

Aportas el devenir de un amor progresivo hacia la dulzura más carismática y muchas más cosas que nunca leerás… porque no sabes.

Nosotros tampoco sabíamos lo que podías transformar nuestras vidas. Como ves, Lucas, Lucky o “Pitusito”, todos somos ignorantes en un mundo de sabiondos.

Somos más listos que tú, más inteligentes y más superdotados para este mundo.

Tú eres un ser inferior, un no-indoario, un escalón evolutivo inferior; una reducción lobezna genéticamente equivocada y además un “cortito” de entendederas para poder compararte con nosotros.

Entonces, mi pituso, explícame porqué deduzco de mi comida en vez de darte esas insulsas “bolitas”; duermes en mi regazo arropado, calentito y acariciado; no trabajas; no madrugas; no piensas en los problemas del mañana…

Quizás no eres tan “cortito”. Creo que aquí el “corto” soy yo…