Tartessos. Fuentes y credibilidad

Situación geográfica de Tartessos

«Estrabón, Geografía.III.2.11

§11. No muy distante de Cástulo está también la sierra que, según dicen, da origen al Betis y que llaman «Sierra de la Plata», a causa de las minas de plata que hay en ella. Polibio dice que el Anas y este río (el Betis) vienen de la Celtiberia y que distan el uno del otro 900 estadios. Porque los Celtíberos extendiendo su territorio han extendido también su nombre por toda la región lindante. Parece que los autores (más) antiguos llaman al Betis «Tartessos» y a Gades y las islas junto a ella «Eritia». Se cree que por esto. Estesícoro dice que el pastor Gerión había nacido enfrente de la célebre Eritia, en una cueva junto a las fuentes inagotables del río Tartesos y de raíces argénteas. Dicen que teniendo el río dos bocas existía antes en el espacio entre ambas una ciudad llamada Tartesos como el río y que la región que hoy habitan los Túrdulos se llamaba Tartesis. Y Eratóstenes dice que la región junto a Calpe se llamaba Tartesis, y llama a Erite la «isla afortunada». Le contradice Artemidoro diciendo que también esto es mentira de Eratóstenes y que la distancia entre Gades y el Cabo Sagrado es de cinco días de navegación, mientras en verdad es sólo de 1.700 estadios, y que las mareas llegan sólo hasta allí (hasta Gades), mientras en verdad se extiende alrededor de todo el Mundo, y que a las partes del Norte de Iberia se llega más facilmente por (el istmo de) la Céltica que por el Océano y que es mentira también lo demás de Eratóstenes dice creyendo a Piteas, en su jactancia». Fuente: unav.es

Tras analizar diversos aspectos de las lecturas, tengo que decir que mi impresión sobre Tartessos es que, a nivel histórico, fue una región más que una ciudad. Que esta región (al Oeste de las columnas de Hércules) está más que corroborada con las fuentes historio-gráficas, dada la gran cantidad de autores que la tratan, así como por la coincidencia de lugares, ríos, productos y manufacturas que se citan.

Si hablamos de la ciudad, Tartessos, aquí ya existen más problemas. Unos y otros parecen coincidir en su ubicación aproximada, en sus cien kilómetros distantes de Gades, así como que estaría configurada como una región-isla, junto a un río (también llamado Tartesso o Bétis) y con ciertas características de montañismo. No hay concordancia entre autores como Avieno o Escimno, y tampoco con los datos de geo-localización de otros. Se llega a hablar incluso de una batalla naval entre gaditanos y tartessos por parte de Macrobio.

En cuanto a personajes, tanto algunos mezclados con la mítica como Gerión y sus fantásticos rebaños (lo predominante era la agricultura, no la ganadería), como Argantonio y demás, hay también bastantes coincidencias por escritores distintos y de distintas épocas.

La cultura absorbe parte de lo mismo. Manufacturas acreditadas, agricultura excelente, ganadería satisfactoria, construcciones avanzadas para la época comparada con el resto de la península, y más cuestiones.

Tartessos tiene una acreditación existencial, en mi modo de ver, que se ampara por todos los documentos que nos han llegado de Estrabón y más autores, algunos muy posteriores, y lo tiene tanto a nivel región como ciudad.

La cuestión de llamar a Gades o Cádiz, como Tartessos ciudad, fue un error o costumbre latina, sin que exista más justificación.

Pero todo lo anteriormente expuesto tiene una cuestión difusa que ensombrece cada afirmación, a la par que aleja la rama de la verdad, de lo fantástico o  de lo divino. Esa cuestión no es otra que la transcripción, imaginación escritora, interpretación humana y cuántos calificativos queramos poner, a unos escritores que basaban su información en los escritos y tradiciones orales de otros escritores. A veces hasta de dos o más generaciones distintas.

Se deberá contrastar dato por dato, lugar por lugar, hecho por hecho y seguro que se conseguirá localizar la ciudad, incluso es posible que encontremos alguna cosa más. Pero lo que nos lleva a cuestionarnos toda esta historiografía, es que aun cuando la mítica no intervenga, sí incide en la aproximación a la verdad la interferencia de la propia “copia y pega”, “a mi manera”.

Anuncios

Nuestra Tierra en el Universo. Nuestro problema en la Sociedad

«Vivimos en un planeta menor de un sistema solar bastante corriente, situado en los confines de una entre mil millones de galaxias». Stephen Hawking.

Cuánto más analizamos nuestra posición en el Universo, más pequeños somos, más pequeños se hacen los problemas y menos importancia tiene lo superfluo.

Provenimos de materia estelar, concretamente nuestro hierro en sangre procede de la explosión de una supernova, por tanto nuestra integración cósmica es de tal envergadura que quien piense que es diferente y es algo importante en el mundo, que se compre un telescopio y se dará cuenta de lo equivocado que estaba.

Mira la foto de Hawking que inserto, impacta ver un cuerpo inútil que la naturaleza hubiera desechado a la muerte segura en otros tiempos, pero que intelectualmente nos a aportado conocimientos importantísimos a nuestra ciencia. Es de admirar su fortaleza mental, y no por su inteligencia…

Una buena técnica para aislarse mentalmente en un momento dado que quieras reflexionar o descansar tu mente, consiste en lo que yo llamo el “zoom”. Se basa en cerrar los ojos, imaginar que sales de tu cuerpo y visualizas un ascenso tipo zoom inverso hacia el cielo, al tiempo que vas viendo tu persona allá abajo, te vas alejando y ves una ciudad, una región, un país, un continente, la Tierra… Con esto sería suficiente para darte cuenta que el problema que te corroe no es tan importante. Cuando vuelvas estarás un poco más relajado.

La vida. Vivir y morir

Vida desaprovechada

“Cuando naciste, llorabas mientras el mundo se regocijaba. Vive la vida de manera que cuando mueras el mundo llore mientras tú te regocijas”. Proverbio sánscrito.

La importancia de vivir se basa en lo que vives, pues es innecesaria la vida sin desarrollo ni aporte natural, no tiene un fin, salvo la mera transformación de materia universal en una situación que sería un sinsentido personal. Así que… carpe diem (aprovecha el día).

“La tragedia de la vida no es la muerte, sino que nos dejamos morir por dentro mientras aún estamos vivos”. Norman Cousins

La juventud como estado de ánimo

«La juventud no es un momento en la vida, sino un estado de ánimo. Las personas envejecen solo cuando abandonan sus ideales y, con la edad, pierden la conciencia de la juventud. los años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo arruga el alma. Eres tan viejo como tus dudas, tus temores, tu desesperación. La manera de mantenerse joven es manteniendo tu fe joven. Mantén joven tu confianza. Mantén joven tu esperanza.» L.F. Phelan

Un propósito

Patanjali

«Cuando un gran propósito te inspira, algún proyecto extraordinario, todos tus pensamientos rompen sus ataduras: tu mente transciende las limitaciones, tu conciencia se expande en todas direcciones, y te descubres en un mundo nuevo, grande y maravilloso. Fuerzas, facultades y talentos dormidos cobran vida y descubres que eres una persona mucho mejor de lo que nunca soñaste». Patañjali

Un conjunto de fuerzas de la naturaleza se encaminan hacia la consecución de tu proyecto, se acuerdan, congracian y determinan en su seno el acomodo especial que hace que tu interés por conseguir hacer algo se realice. Es una sinrazón que hace que, bien sea en el amor, en un trabajo, proyecto de vida o cualquier cosa que te atraiga sobremanera, se produzcan esas fuerzas desatadas que te ayudan a soportar cualquier índole de traba, para conseguir el objetivo.

Una superación personal se “siente” cuando todos estos factores que inicias en tu vida, dan lugar a esa consecución del objetivo prefijado. No importa que no sea perfecto, que no sea lo que soñabas o pensabas, lo que realmente importa es el intento que ha permitido tenerte ese tiempo con ilusión, con fe, con alegría interna.

Cuántas veces cualquiera de nosotros no ha intentado hacer tal o cual cosa sin conseguirlo… pero en ese tiempo de ocupación, la menta trabaja en pos de conseguir ese fin, de lograr ese objetivo. nos mantiene vivos, nos acerca a nuestra esencia de perfección humana y nos permite disfrutar con el empeño. Escribir un libro, plantar un árbol, subir en globo, son los tópicos más usuales pero no los únicos. Los verdaderamente importantes son aquellos en los que tú piensas, en los que invertirías tu tiempo y tu paciencia y dedicación sin importante incluso gastar dinero en ellos.

Aventúrate hacia el propósito, no importa si es complicado o sencillo, lo que importa es que lo intentes y te sientas realizado como persona.

Estudia las novelas, los cuentos, las biografías. No los leas

Estudia los libros que leas, no te limites a leerlos. Cada libro, sea del género que sea, novela, cuento, etc., aporta pasajes importantes para la vida y el conocimiento. Hay novelas de las que uno puede aprender cosas que le servirán en su vida, por muy fantásticas que sean o exageradamente realistas.

Subraya los pasajes que te interesen y extráctalos después en tu ordenador o en una libreta, con ello conseguirás obtener pasajes concentrados de sabiduría.

Las experiencias vividas y narradas por otros nos ayudan a no cometer los mismos errores, pues para eso nos informan de lo que puede ocurrir en función del camino tomado. El ser humano es creyente de su propia vanidad, por eso no es capaz de comprender que los errores que va a cometer ya han sido cometidos previamente por otros seres humanos a lo largo de la historia.

También es cierto que uno debe aprender por sí mismo, pero conforme se avanza en el camino de la vida, uno toma cuenta de que en realidad es más interesante aprender de lo escrito y de los refranes basados en la experiencia, que tropezar con algo que otros ya te han dicho que ocurrirá.

Una simple frase de una novela de acción o intriga puede servirte para darte cuenta de un camino a tomar, una decisión que adoptar o una postura personal ante la vida o las personas.

Por todo ello, no nos limitemos a leer, aprendamos de lo que leemos subrayando lo que nos parezca útil, para ello una buena técnica es leer con un lápiz o marcador en la mano. ¡Inténtalo!